miércoles, 2 de agosto de 2017

Día 1163: Desproporciones

Mi libre albedrío tiene las horas contadas. Voy a casarme con un orangután para tener pequeños gorilas que me saquen toda la guita de la yugular. Quiero deberle la vida a mi trabajo, a los vecinos y a la prostituta de mi ex que me exprime los huevos con una multiprocesadora. Con el parche roto y la guitarra destemplada puedo ser el hombre orquesta si me lo propongo.
Van a hipotecar las cenizas de mi casa mientras me ponen la corona de clavos oxidados sobre la cabeza. Sonará por siempre el coro de demonios desafinados en mis oídos mientras un gato araña el pizarrón. Después va a llover mierda del cielo por veinte siglos a partir de ayer.
En ese futuro seré abrazado por un puerco espín, flagelado por un vendedor de seguros y escupido por una abuela. Mi madre va a morir de un infarto y mi hija va a quedar embarazada de un cantante de una banda de punk con cinco seguidores en Instagram. Voy a perder todas las reservas del banco, un pésimo amante, un padre ausente. Seré todo lo necesario para cagarla. Allá va mi libre albedrío.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...