jueves, 3 de agosto de 2017

Día 1164: Sustantivo

Fue una noche en la que dejé de llamarme Carlos. Querré ponerme un buen nombre, Juana, tal vez. Viviré como cangrejo, tal vez me convierta en un octópodo de furia asesina. Las posibilidades son múltiples. Valdría mi glorioso tiempo un centavo. Porque así como mutante soy eterno. Una suerte de maestro del disfraz, aprendiz de brujo, ninja experto, elegido para todas las batallas, gordo y sucio, ladrón de videojuegos.
Perdí el brillo con el nombre. Carlos sonaba lindo. Genérico, pero lindo. Podría haber escrito una novela. Se imaginan. Un título rojo: Novela X, por Carlos H. Nadie me va a querer como Juana. Voy a terminar tan solo como la criatura de Frankenstein. Al menos me queda la diversión de haber experimentado algo diferente. Un cambio de polaridad.
Desprendan sus conclusiones. Es tarde. Para mí. Para todo. El fin del mundo está a la vuelta de la esquina. En un suicidio. O tal vez en el fondo de una botella. Curioso. El fin suele ser curioso. Para mí. Para todo. No dejen sus sueños atrás. O adelante. Qué se yo.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...