jueves, 10 de agosto de 2017

Día 1170: El ocaso de la República

La tontería paga. Tiempos de valores en alza. A este tonto lo conocemos. Fue a comprar un alfajor a una carnicería y lo miraron raro. Sacó un revolver y los mató a todos. Menudo tonto. Esa misma persona que más tarde encontraron en su casa con las líneas de Nazca dibujadas en sus venas. Desde entonces la policía lo busca. Para el aparato legal del estado es un prófugo, para algunas personas se convirtió en una suerte de héroe retorcido. Acorde a los patrones de nuestra sociópata sociedad.
Desconocemos su nombre, pueden llamarlo Carlos Z. El señor Z, como su apodo, se creía lo último de lo último. Famoso en su contenido como el benemérito orejón del tarro. Inspiró a niños con su historia. El pueblo quiere un alfajor y el gobierno se lo niega, aclamaban los diarios. Libertad a Carlos Z. El hombre, que nunca estuvo en la cárcel, parecía muy contento con este apoyo de las masas. Decidió montarse un partido político. Ganó las elecciones. Nadie sabe cómo. Cosas que pasan.
Así, desde el gobierno, Carlos Z. promulgó el exterminio de las razas y los pocos que quedaron lo vieron a eso muy bien. También incendió edificios. A nadie le preocupó. Dicen que una vez se metió dentro de la casa de un hombre y violó a su mujer. A Carlos Z. lo querían mucho.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...