lunes, 21 de agosto de 2017

Día 1177: Cabina

Esta persona tiene conflictos. Se llama Alberto. Le gustan los chicos y algunas personas lo tratan de puto. Se crió en los ochenta, con Madonna y Roxette. Alberto puede parecer muy heterosexual si se lo propone. A veces enamora mujeres solo para divertirse. Lo llama a eso retribución. Y otro detalle: Alberto es adicto a Cthulhu.
En el fondo de su casa tiene montado un tempo en el que se consagra a la devoción del único Primigenio, el verdadero, ese que conocía tan bien Lovecraft. Alberto ama a Cthulhu. Alberto idolatra a Cthulhu. Lo hace con tanta fuerza que nadie se le anima a decirle que todo es una mentira escrita en un libro destinado para personas con problemas mentales similares a los que él tiene. Y nadie se anima a decirle, sobre todo, que es puto por culpa de Lovecraft. A decir verdad, nadie quiere a Alberto. Sus conocidos lo tienen por una persona quisquillosa, un manipulador oportunista, puto por definición, pero con mal espíritu. 
Pero nadie lo entiende. Alberto es un sujeto deprimido, con una madre controladora y un padre ausente. Se crió solo con un libro de tapas negras con un pulpo verde y gigante. Cultivó fantasía y cosechó una amalgama de realidades. Su culto secreto lo encaminó de a poco al suicidio. Y así sucedió. Cuando el llamado se hizo sentir, ocurrió. 

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...