jueves, 31 de agosto de 2017

Día 1184: Alguien tuvo razón

Vamos por los rincones y nadie sabe de dónde sale. Es un presagio vencido. Para presentarnos a la novia del mañana o el plato del mes. El sueño hecho pedazos para que el colon digiera mejor el fracaso.  No callen a la memoria en la confusión de los ojos cerrados y las bocas abiertas. La tierra en la lengua, el sabor de la piedra y el desperdicio. Acá somos la crisis.
No me asombro en el desvelo de la idea. Es un carro del que a veces tiramos y llega el camino con el destiempo del propósito no planteado. A veces lo opaco es una opción. Y pasar los minutos sin las regalías del glamour puede ser una verdad de tantas. No debería sorprenderme.
Aunque sí lo sea. Sí a la inversión aleatoria de hechos, una bola ocho de efectos creativos, mi propio aleph, Maestro y Vainman. Ese es el criterio de la palabra. Y no existe nada más santo que la ausencia de Dios. Ese vestíbulo vacío espera, y nos queda bien.

No hay comentarios.:

Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...